Free Flying Mind

Libera tu mente, déjala volar!

Borrando un pasado

1 comentario

La idea me ronda, pero el miedo puede más. El miedo, ese eterno paralizador de acciones. Temo dormirme. Durante el día acuno mis preocupaciones, las adormezco con voz suave, hasta que dejan de oírse y tengo la ilusión vana de que han desaparecido. Pero no es así, es una mera ilusión. Agazapadas en la oscuridad de la noche emergen de nuevo al despertar.Y aún no he abierto los ojos y ya me invaden oscureciendo mi amanecer.

No tengo claro cómo he llegado a este estado. Sin darme cuenta, claro, o si, pero sin pensar que un día querría que nada hubiera ocurrido. No es que tomes una decisión, es que algo se pone ante ti y lo tomas sin darte cuenta que aceptar lo que ocurre y echar a andar de la mano de esa situación es ya una decisión, una elección que cada día cobrará más fuerza, que cada día significará más, que cada día ocupará más en tu vida. Y cuando te das cuenta, ya es tu vida. No es una anécdota que puedas explicar, no es algo de lo que te podrás reír y trivializar, es algo que ha dejado una profunda huella en ti, que ha modificado tu pasado y te ha llevado a un presente inesperado.

¿Y que ocurre? Lo mismo de siempre, que si acaba bien ni te lo planteas o si, pero eres tan feliz que ni te das cuenta de que todo podría haber salido del revés. Y si acaba mal, aunque veas mil veces la película “Exótico Hotel Marigold” no te salvará la frase de Sonny Kapoor  “Al final todo saldrá bien, y si no sale bien es que aún no es el final.” .

Hay ocasiones que ese final de película, ese final que hace saltar las lágrimas a los espectadores, nunca llega a tu vida, o bien no tienes paciencia para esperar a que llegue. Pero como la vida no es eterna, o eso parece, no puedo esperar a que llegue ese final que a mi tanto me gustaría y por lo tanto tomo una decisión. Espero que llegue una noche de luna llena, esa luna que todo lo ilumina con su luz plateada y tan romántica a pesar de lo fría que es. Esas noches, las de luna llena, son en las que más sube la marea. Y eso es lo que yo necesito.

Llevo mi vida a la orilla de mi playa al atardecer y escribo en su arena la parte de mi vida que tanto me duele, esa parte que necesito borrar para recuperar la alegría, para volver a reír, para que mi mirada vuelva a brillar. La escribo despacio, amparada por la oscuridad, letra a letra, y a cada palabra que forman siento una punzada en el corazón por el recuerdo que la misma trae a mi mente.

Cuando ya está todo escrito parece poco, pero son varios años resumidos en dolorosas frases que el sol tiñe de rojo con sus últimos rayos, como si supiera que no hay otro color que ese, el del dolor. Y su luz se va apagando para dejar paso a la noche cortada por los rayos blancos de su yin, la luna.

La senda de la lunaSe dibuja ante mis ojos la senda plateada que me podría llevar a la luna, símbolo de sueños inalcanzables, como el mio, que un día creí real para al siguiente descubrir imposible. Pero ya no puedo andar esa senda, ya la transité. Y lo único que puedo asegurar es que es cierto, que la felicidad está a lo largo del camino, no al final del mismo, porque eso no puedo negarlo, durante un tiempo fui feliz recorriendo ese camino hasta que descubrí que era un camino sin destino, un camino sin sentido.

 

Poco a poco la espuma blanca de las olas llega a los pies de mi vida y humedece con cuidado mis heridas y con su sal, aún duele más. Pero es un precio que debo pagar por haber vivido lo que decidí vivir. Y veo como en su ir y venir se va llevando mis recuerdos a sus profundidades insondables. Allí es donde deben estar, porque yo ya no puedo vivir más con su recuerdo. Y muy a mi pesar borro una parte de mi vida para poder volver a comenzar. Ya amanece. Entumecida y calada hasta los huesos por el frío rocío de la mañana me levanto y contemplo la orilla. Ya no hay nada. Ese es el resultado de lo que ocurrió, nada. Ahora ya puedo marchar, ya no está. Podré seguir adelante sin ese peso que no me dejaba avanzar.

Amanece, Ama nece, Ama nace, nace un nuevo día para mi en el que espero encontrar nuevas oportunidades, nuevas experiencias. Sonrío de nuevo.

DSC_0268Es hora de trazar una nueva estela en el mar de mi vida.

 

 

Anuncios

Un pensamiento en “Borrando un pasado

  1. Pingback: Dicen que las cosas llegan justo cuando más las necesitas | Free Flying Mind

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s