Free Flying Mind

Libera tu mente, déjala volar!


Deja un comentario

Toca leer

stockvault-man-with-the-world113326Ahora que no puedo con el peso de mi vida, con las consecuencias de mis decisiones, ahora que necesito anestesiar mi mente para dejar de recordar todo aquello que he perdido y que jamás volverá, ahora, ahora vuelvo a leer. La escogida…una novela de Almudena Grandes, Inés y la Alegría, con sus frase interminables desafiando una gramática que no me gustaba y que pierde la batalla ante la riqueza expresiva de Almudena.

Necesito leer, perderme en los entresijos de una vida diferente a la mía, en una realidad lejana que no me atañe, y creo que ésta será una buena opción. Ya hace tiempo que leí “Los aires difíciles”, la novela que me permitió conocer a Almudena, y como carta de presentación fue increíble, inesperada, impactante, pero a la vez…familiar. Fue como reconocer mi forma de ver la realidad, de pensar los hechos, de dibujar las situaciones, como si siempre hubiera estado viendo la realidad de esa forma barroca, recargada en matices, y ahora en sus líneas, en sus giros semánticos hallara el eco de mi mente. stockvault-isnamp039t-this-book-beautiful138746

Por eso me gusta dejarme arrastrar por sus palabras, por su forma de decir, de enfocar esa realidad que yo enfoco igual. En su riqueza expresiva, en su análisis profundo de sus personajes, humanos hasta la médula, logro olvidar lo que me rodea para entrar en unas vidas ajenas a la mía, pero que rápidamente integro en mi propio universo para que ocupe el lugar de aquello otro que ya no puede ser, que fue para ya no ser.

Reservo sus novelas como los grandes vinos, para esas ocasiones especiales en que los sentidos necesitan llegar al embotamiento para deleitarse y lograr disfrutar aunque no toque. Y me sumerjo de nuevo en esa realidad que de tan densa se puede tocar, colmada de detalles, con sutiles pistas que conectan con lo que luego presumiblemente acaecerá. Dejo así aparcada una realidad que ahora mismo no puedo soportar, unos caminos que no quiero transitar porque básicamente no me llevarán a ningún lado.

Dicen que el tiempo lo cura todo, pero una buena novela acelera el proceso, te enriquece, te permite ser otros, vivir otras experiencias que quizás a ti te han sido vedadas, llorar otros pesares, trajinar por otros lugares, saborear otras alegrías. Y así voy a trastocar los minutos, las hora, los meses….stockvault-time146786…el tiempo en si, con la magia de una buena novela. Gracias Almudena.

Anuncios


Deja un comentario

Un propósito

SolOscuridadAl final se trata de eso, de tener un propósito que te lleve a la acción, que te haga levantarte con ganas y aguantar todas las dificultades que puedan surgir. He tenido muchos días grises aunque fueran soleados y brillantes y alegres aunque fueran lluviosos y carentes de sol, y eso es porque en definitiva es uno mismo quién diseña su día, quién elige los colores con los que le va a dotar, las calidades de las que va a disfrutar y lo importante que al final va a ser ese día o no.

RumboPisadasElegimos a cada paso, en cada momento, hasta en lo más nimio estamos eligiendo y por lo tanto redirigiendo nuestro rumbo hacia algo. No cabe duda, es nuestra responsabilidad. Sabiendo eso, teniéndolo presente a cada instante es muy fácil ser feliz, simplemente es una elección, no un hecho que debes esperar que ocurra.

Entonces ¿por qué a veces el día es irremediablemente triste si conozco como evitarlo? Nunca he encontrado la respuesta a esa pregunta que me hago en el peor de los momentos, justamente cuando estoy triste, sin ganas, apática. Me cuesta levantarme, estoy enfadada sin saber exactamente por qué y siendo plenamente consciente de que entre que me fui a dormir y he despertado nada ha cambiado en mi vida…..por lo tanto, si estaba contenta cuando me acosté ¿qué ha ocurrido mientras dormía?

Pues si, algo ha ocurrido. Durante el sueño se vive otra vida, una vida curiosa, extravagante, en la que suceden cosas inimaginables, cosas maravillosas y cosas espantosas. Y a veces la sensación corporal es tan real, que tu cuerpo siente la sacudida de la caída, el roce de una mano, el cansancio, la imposibilidad de moverse…no consigues mover las piernas al intentar subir unas escaleras….Apareces en lugares inexistentes, mezclas a personas de diferentes ámbitos de tu vida, e incluso está quién ya nos dejó. Son esas noches de sueños intensos las que me provocan despertares inquietos.

Necesito entonces activarme, entrar en mi rutina matinal y alejarme de ese mundo surrealista en el que todo puede suceder.

burbujas2Y la mejor manera de conseguirlo es tener un propósito que guíe mi acción, mi pensamiento, mi día. 


Deja un comentario

El sentido de la vida

librosLeo demasiado…..es la conclusión a la que llegué hace un par de años. Me dejaba absorber por fascinantes novelas que me hacían vivir mil vidas, conocer lugares a los que quizás nunca viajaré y descubrir que hay muchas formas de ser, de actuar y de vivir diferentes a las que conozco y que quizás nunca llegue a conocer personalmente. No me arrepiento. De hecho creo que leer te ayuda a descubrir lo increible que puede llegar a ser el mundo, las personas. Aprendí mucho, pero llegó un momento en que eché a faltar algo.

 

Tomaba notas, elaboraba planes, tomaba decisiones…….pero al final se quedaban en meros sueños que simplemente habían tenido el privilegio de haber sido trasladados al papel, coloreados, comentados en interminables conversaciones de café….pero sólo eso……realidades fantásticas que tenían más de fantasía que de realidad.Fantasia

Y así no se puede vivir…..mi vida discurría dentro de lo esperado….de lo tradicional…..de lo estipulado….de lo ‘normal’ ¿Tenia entonces que hacer algo que se saliera de lo normal para sentirme bien? Nooooooo, no se trataba de eso. Se trataba de ser consciente de que estaba deambulando por un camino pre-diseñado, harto conocido por todos….estudiar, pareja, trabajar, niños…..¿y yo???? ¿Dónde estaba mi YO?

 

De manera natural me dejaron de apetecer las novelas, las historias de otros, para empezar a centrarme en mi propia historia, en mi vida, en aquello que no quería, en lo que sí quería, en lo que hacía por gusto, en lo que hacía porque no quedaba más remedio…..sentí de pronto la imperiosa necesidad de darle sentido a mi vida ¿Y que hice? Leer más libros…..de auto-ayuda, de psicología, de coaching…..y subrayaba y apuntaba y reflexionaba….y  pasaban los días entre libros…..y no pasaba nada ¿Por qué?..

Entonces un día me dí cuenta….SubrayarNO estaba  actuando, NO entraba en acción, sólo leía y leía recomendaciones sobre actitudes, formas de pensar, de proceder…..pero luego cerraba el libro, lo ponía en su estante…y volvía a mi rutina, a mis costumbres, a mi día a día, sin cambiar absolutamente nada….Tenía que hacer algo, pero había tanto que hacer, había tomado tantas notas, tenía tantos proyectos, tantos retos, tanto que cambiar, que los trabajos de Hércules parecían un pasatiempo en comparación.

Dicen que las grandes tareas se deben subdividir en pequeñas tareas para poder abordarlas y así de poco en poco ir ejecutándolas. Y eso hice y en eso estoy….grandes objetivos pero pequeñas tareas, sin agobios, sin presiones, desde la tranquilidad, aprendiendo de los errores, cayendo para aprender a levantarme y continuar en pos del sentido de mi vida. Porque la existencia es breve y se tiene que actuar. Y he vuelto a leer, pero menos, de forma escogida y reservando mi tiempo para otras áreas muy importantes de mi vida. Ahora cuando encuentro algo interesante, que me motiva, que quiero hacer…aparco el libro, tomo nota, la llevo conmigo y voy pensando como aplicarla, como convertirla en una realidad inmediata.

Y cuando ya lo he logrado me sonrío, ya no necesito la nota…ya estoy en otra parte del camino, ya he actuado y ahora a por otra micro tarea que de luz a mi vida..hecho…y así….sin darme a penas cuenta, logro eso tan ansiado…..ser feliz!!!!!

 

 


Deja un comentario

Dicen que las cosas llegan justo cuando más las necesitas

buzón mailDicen que las cosas llegan justo cuando más las necesitas, y así ha sido. Al abrir hoy mi correo había en él un e-mail avisándome de una nueva entrada en uno de mis blogs favoritos, el de la psicóloga Jennifer Delgado. Ya hace tiempo que la sigo y para mi se ha convertido en una agradable costumbre cada mañana al despertar abrir mi correo, acceder al nuevo artículo que Jennifer ha publicado y regalarme unos minutos de interesante lectura. Siempre, siempre, sus artículos me aportan algo, me enseñan algo y sobre todo me ayudan, me ayudan muchísimo para afrontar todo lo que la vida nos depara cada día.

Y esta vez ha dado en el clavo. Necesito hacer limpieza mental, despejar, crear nuevos espacios Volaren mi mente que dejen circular el aire, que permitan la entrada de nuevas ideas, de nuevas sensaciones, de nuevas ilusiones. Y justo es septiembre, el mes de la vuelta al cole, el mes que para mi siempre ha representado un nuevo inicio después de unas vacaciones que inevitablemente con sus días tranquilos y ociosos me han permitido pensar, reflexionar sobre lo pasado y sobre lo futuro. Para mi el día del cambio no es el primer día del año, no, es el mes de septiembre, y además justo ahora lo necesito más que nunca. Ahora que vengo descansada de unas largas y reparadoras vacaciones, con las ideas claras y con muchas ganas de dejar atrás todo aquello que me impide volar libre.

No es tarea fácil dejar ir…., los sentimientos, los hábitos…todo se pone en tu contra y te dificulta la tarea de liberarte, de hacer borrón y cuenta nueva, de empezar de cero….siempre queda algo, siempre. Si a eso le sumamos el miedo a perder, el miedo a la soledad, el miedo a equivocarse……la cosa se complica aún más. Pero llega un día en que ves que ya no puedes continuar, que debes dejar ir para recuperar tu sonrisa, tu alegría, tus ganas de vivir ¿Y cómo hacerlo? Y entonces llega a mi correo el artículo de Jennifer Delgado sobre como “Limpiar los cajones del armario mental”.

Tomo nota de los principales pasos a realizar!!!

Dejar ir….el que ya he iniciado Borrando un pasado…..

Vivenciar realmente las experiencias……que he empezado a transitar preguntándome Cómo se expresa la decepción……

Y ahora a por el último …”Poner en su lugar creencias potenciadoras“!!!

En eso estoy!

mente pensante

Gracias Jennifer por tu interesante artículo.


1 comentario

Borrando un pasado

La idea me ronda, pero el miedo puede más. El miedo, ese eterno paralizador de acciones. Temo dormirme. Durante el día acuno mis preocupaciones, las adormezco con voz suave, hasta que dejan de oírse y tengo la ilusión vana de que han desaparecido. Pero no es así, es una mera ilusión. Agazapadas en la oscuridad de la noche emergen de nuevo al despertar.Y aún no he abierto los ojos y ya me invaden oscureciendo mi amanecer.

No tengo claro cómo he llegado a este estado. Sin darme cuenta, claro, o si, pero sin pensar que un día querría que nada hubiera ocurrido. No es que tomes una decisión, es que algo se pone ante ti y lo tomas sin darte cuenta que aceptar lo que ocurre y echar a andar de la mano de esa situación es ya una decisión, una elección que cada día cobrará más fuerza, que cada día significará más, que cada día ocupará más en tu vida. Y cuando te das cuenta, ya es tu vida. No es una anécdota que puedas explicar, no es algo de lo que te podrás reír y trivializar, es algo que ha dejado una profunda huella en ti, que ha modificado tu pasado y te ha llevado a un presente inesperado.

¿Y que ocurre? Lo mismo de siempre, que si acaba bien ni te lo planteas o si, pero eres tan feliz que ni te das cuenta de que todo podría haber salido del revés. Y si acaba mal, aunque veas mil veces la película “Exótico Hotel Marigold” no te salvará la frase de Sonny Kapoor  “Al final todo saldrá bien, y si no sale bien es que aún no es el final.” .

Hay ocasiones que ese final de película, ese final que hace saltar las lágrimas a los espectadores, nunca llega a tu vida, o bien no tienes paciencia para esperar a que llegue. Pero como la vida no es eterna, o eso parece, no puedo esperar a que llegue ese final que a mi tanto me gustaría y por lo tanto tomo una decisión. Espero que llegue una noche de luna llena, esa luna que todo lo ilumina con su luz plateada y tan romántica a pesar de lo fría que es. Esas noches, las de luna llena, son en las que más sube la marea. Y eso es lo que yo necesito.

Llevo mi vida a la orilla de mi playa al atardecer y escribo en su arena la parte de mi vida que tanto me duele, esa parte que necesito borrar para recuperar la alegría, para volver a reír, para que mi mirada vuelva a brillar. La escribo despacio, amparada por la oscuridad, letra a letra, y a cada palabra que forman siento una punzada en el corazón por el recuerdo que la misma trae a mi mente.

Cuando ya está todo escrito parece poco, pero son varios años resumidos en dolorosas frases que el sol tiñe de rojo con sus últimos rayos, como si supiera que no hay otro color que ese, el del dolor. Y su luz se va apagando para dejar paso a la noche cortada por los rayos blancos de su yin, la luna.

La senda de la lunaSe dibuja ante mis ojos la senda plateada que me podría llevar a la luna, símbolo de sueños inalcanzables, como el mio, que un día creí real para al siguiente descubrir imposible. Pero ya no puedo andar esa senda, ya la transité. Y lo único que puedo asegurar es que es cierto, que la felicidad está a lo largo del camino, no al final del mismo, porque eso no puedo negarlo, durante un tiempo fui feliz recorriendo ese camino hasta que descubrí que era un camino sin destino, un camino sin sentido.

 

Poco a poco la espuma blanca de las olas llega a los pies de mi vida y humedece con cuidado mis heridas y con su sal, aún duele más. Pero es un precio que debo pagar por haber vivido lo que decidí vivir. Y veo como en su ir y venir se va llevando mis recuerdos a sus profundidades insondables. Allí es donde deben estar, porque yo ya no puedo vivir más con su recuerdo. Y muy a mi pesar borro una parte de mi vida para poder volver a comenzar. Ya amanece. Entumecida y calada hasta los huesos por el frío rocío de la mañana me levanto y contemplo la orilla. Ya no hay nada. Ese es el resultado de lo que ocurrió, nada. Ahora ya puedo marchar, ya no está. Podré seguir adelante sin ese peso que no me dejaba avanzar.

Amanece, Ama nece, Ama nace, nace un nuevo día para mi en el que espero encontrar nuevas oportunidades, nuevas experiencias. Sonrío de nuevo.

DSC_0268Es hora de trazar una nueva estela en el mar de mi vida.