Free Flying Mind

Libera tu mente, déjala volar!


Deja un comentario

El sentido de la vida

librosLeo demasiado…..es la conclusión a la que llegué hace un par de años. Me dejaba absorber por fascinantes novelas que me hacían vivir mil vidas, conocer lugares a los que quizás nunca viajaré y descubrir que hay muchas formas de ser, de actuar y de vivir diferentes a las que conozco y que quizás nunca llegue a conocer personalmente. No me arrepiento. De hecho creo que leer te ayuda a descubrir lo increible que puede llegar a ser el mundo, las personas. Aprendí mucho, pero llegó un momento en que eché a faltar algo.

 

Tomaba notas, elaboraba planes, tomaba decisiones…….pero al final se quedaban en meros sueños que simplemente habían tenido el privilegio de haber sido trasladados al papel, coloreados, comentados en interminables conversaciones de café….pero sólo eso……realidades fantásticas que tenían más de fantasía que de realidad.Fantasia

Y así no se puede vivir…..mi vida discurría dentro de lo esperado….de lo tradicional…..de lo estipulado….de lo ‘normal’ ¿Tenia entonces que hacer algo que se saliera de lo normal para sentirme bien? Nooooooo, no se trataba de eso. Se trataba de ser consciente de que estaba deambulando por un camino pre-diseñado, harto conocido por todos….estudiar, pareja, trabajar, niños…..¿y yo???? ¿Dónde estaba mi YO?

 

De manera natural me dejaron de apetecer las novelas, las historias de otros, para empezar a centrarme en mi propia historia, en mi vida, en aquello que no quería, en lo que sí quería, en lo que hacía por gusto, en lo que hacía porque no quedaba más remedio…..sentí de pronto la imperiosa necesidad de darle sentido a mi vida ¿Y que hice? Leer más libros…..de auto-ayuda, de psicología, de coaching…..y subrayaba y apuntaba y reflexionaba….y  pasaban los días entre libros…..y no pasaba nada ¿Por qué?..

Entonces un día me dí cuenta….SubrayarNO estaba  actuando, NO entraba en acción, sólo leía y leía recomendaciones sobre actitudes, formas de pensar, de proceder…..pero luego cerraba el libro, lo ponía en su estante…y volvía a mi rutina, a mis costumbres, a mi día a día, sin cambiar absolutamente nada….Tenía que hacer algo, pero había tanto que hacer, había tomado tantas notas, tenía tantos proyectos, tantos retos, tanto que cambiar, que los trabajos de Hércules parecían un pasatiempo en comparación.

Dicen que las grandes tareas se deben subdividir en pequeñas tareas para poder abordarlas y así de poco en poco ir ejecutándolas. Y eso hice y en eso estoy….grandes objetivos pero pequeñas tareas, sin agobios, sin presiones, desde la tranquilidad, aprendiendo de los errores, cayendo para aprender a levantarme y continuar en pos del sentido de mi vida. Porque la existencia es breve y se tiene que actuar. Y he vuelto a leer, pero menos, de forma escogida y reservando mi tiempo para otras áreas muy importantes de mi vida. Ahora cuando encuentro algo interesante, que me motiva, que quiero hacer…aparco el libro, tomo nota, la llevo conmigo y voy pensando como aplicarla, como convertirla en una realidad inmediata.

Y cuando ya lo he logrado me sonrío, ya no necesito la nota…ya estoy en otra parte del camino, ya he actuado y ahora a por otra micro tarea que de luz a mi vida..hecho…y así….sin darme a penas cuenta, logro eso tan ansiado…..ser feliz!!!!!

 

 

Anuncios